Los Fármacos Supresores del Ácido Gástrico Aumentan el Riesgo de Neumonía

El uso de fármacos supresores del ácido gástrico se está generalizando entre la población con la intención de conseguir un efecto gastroprotector ante la utilización de fármacos gastroerosivos.  Por otro lado, la terapia crónica con estos fármacos se emplea para el tratamiento de enfermedades como el reflujo gastroesofágico o la dispepsia. En ocasiones existe una  sobreutilización injustificada de estos medicamentos por parte de los profesionales,  acarreando riesgos para la población.

El uso de inhibidores de la bomba de protones (IBP), se ha relacionado con un aumento del riesgo de fracturas óseas.  Además otros estudios ya han planteado  la posibilidad de aumentar la susceptibilidad a infecciones respiratorias con el uso crónico de estos fármacos supresores del ácido gástrico.

Recientemente se ha publicado una revisión sistemática para determinar la asociación entre el uso de fármacos supresores de ácido y el riesgo
de la neumonía.

Se identificaron 31 estudios (5 casos-controles, 3 de cohortes y 23 ensayos clínicos controlados aleatorios).  En el meta-análisis de los 8 estudios observacionales se demostró que el riesgo global de neumonía fue mayor entre las personas que utilizan IBP (OR: 1,27; IC[95%]:1,11-1,46, I2 90,5%) y para los antagonistas del receptor H2 de histamina  (OR: 1.22, IC[95%]:1,09-1,36%). El meta-análisis  de los ensayos clínicos controlados, demostró una asociación entre el uso crónico de antagonistas del receptor H2 de histamina  y mayor riesgo de de neumonía adquirida en el hospital  (RR: 1,22, IC [95%]: 1,01-1,48).

Los resultados parecen significativos, no obstante hay que destacar algunas  limitaciones:

1.    En el análisis incorporan tanto estudios observacionales de de alta calidad y como ensayos aleatorizados controlados, publicados hasta agosto de 2009.

2.    Precisamente en  los estudios observacionales de alta calidad se  demostró un efecto significativo. Este efecto no se demostró en los ensayos randomizados, doble ciego.

3.    La validez puede verse comprometida al incluirse sólo estudios publicados en lengua inglesa, aunque los autores revisaron estudios observacionales en otros idiomas y  ninguno reunía los criterios de inclusión.

En todo caso los autores intentaron identificar las posibles fuentes de heterogeneidad para subsanar estas limitaciones  mediante análisis de la estratificación en las principales variables. Es preciso tener en cuenta estas limitaciones para la interpretación de la revisión.

Parece necesario realizar un uso correcto de estos fármacos, ajustándose a  las indicaciones aprobadas, a la dosis mínima eficaz y evaluar periódicamente su indicación (valorar la retirada, disminución de dosis,  pautas intermitentes o el cambio a otro grupo farmacológico).

Anuncios

2 comentarios

  1. Creo que efectivamente se abusa en la prescripción,
    cada vez más pacientes toman Omeprazol sin haber tenido en su vida molestias gástricas. Quizá se debiera pensar en las indicaciones una vez más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: