Diarrea del Viajero: actualización de las Recomendaciones de los CDC

La CDC actualiza las recomendaciones para el  manejo de la diarrea del viajero ( DV, 2018). Recuerda la elevada incidencia en viajeros internacionales, especialmente en los que se desplazan a  zonas geográficas de alto riesgo. También recuerda la eficacia  limitada del seguimiento de las recomendaciones higiénicas  preventivas, en relación al control de los alimentos y el agua.

Considera la DV como un síndrome causado por diferentes patógenos, entre los que predominan diferentes bacterias, siendo la mas frecuente la Escherichia coli enterotoxigénica.

Los síntomas, suelen aparecer de forma súbita, con dolor abdominal y diarrea, y con  menor frecuencia,  fiebre y heces con sangre (síndrome disentérico) La duración suele limitarse de  3 a 7 días y pueden causar  deshidratación. En raras ocasiones puede presentar complicaciones tardías, como síndrome de intestino irritable, artritis reactiva o síndrome  de Guillain- Barré.

No hay vacunas específicas para prevenir la diarrea del viajero. La selección de los alimentos  y las bebidas y el lavado frecuente de las manos aportan un beneficio limitado.  Por eso, se han utilizado diferentes agentes

antibióticos y no antibióticos para su prevención. El subsalicilato de bismuto (SSM)  logra reducir la incidencia un 50 % pero con frecuentes efectos secundarios. La loperamida y otros agentes que reducen la secreción y motilidad intestinal, reducen el número de deposiciones.  Los estudios con probióticos no son concluyentes y los antibióticos no se recomiendan como tratamiento preventivo en la población general.

El tratamiento de la diarrea del viajero, debe centrarse en  prevenir o tratar la deshidratación con soluciones hidrosalinas (SRO de la OMS) especialmente en niños y en adultos que presentan enfermedades crónicas.

Diversos antibióticos, solos o asociados a loperamida, han demostrado ser eficaces para tratar la diarrea del viajero reduciendo la duración y la intensidad de los síntomas. Los mas utilizados son las fluoroquinolonas, azitromicina y rifaximina, recomendándose uno u otro en función de la gravedad, lugar de destino y las características del  propio paciente y también las  contraindicaciones, los efectos secundarios y el riesgo de aparición de resistencias.

Se ha propuesto la autoadministración de antibióticos por el paciente, en caso de aparecer síntomas y algunos antibióticos son eficaces con una dosis única.

La guía concluye recomendando, en diarrea leve, el tratamiento con medidas generales (considerar loperamida y SSM) En diarrea de gravedad moderada, se puede considerar la administración de fluorquinolona, azitromicina o rifaximina, asociado o no a loperamida como adyuvante. En caso de diarrea del viajero grave se recomienda administrar preferentemente  azitromicina. La quinolonas y rifaximina, pueden utilizarse,  si no aparecen síntomas de disentería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: