Informe sobre los Casos Graves y la Mortalidad de la Gripe en España, temporada 2010-2011

El Centro Nacional de Epidemiología ha publicado recientemente los datos de os casos graves hospitalizados confirmados de gripe en España en la temporada 2010-11.  El informe es una continuación de la vigilancia de casos graves
hospitalizados confirmados de gripe, iniciada durante la pandemia por el virus de la gripe A(H1N1) 2009 con el objetivo de caracterizar la presentación de las formas graves de gripe y evaluar la gravedad de la enfermedad en la primera temporada gripal tras la pandemia de 2009. En general, la gravedad de la epidemia 2010-11 ha sido comparable a la de la temporada pandémica

A modo de resumen, cabe destacar los siguientes datos:

Desde el inicio de la temporada 2010-11 (semana 40/2010) hasta la semana 20/2011 (del 15 al 21 de mayo) se han notificado un total de 1.618 casos graves hospitalizados confirmados de virus de la gripe, de los que 598 (40,8%) fueron admitidos en UCI y 191 (12,3%) fallecieron.

Como ocurrió durante el periodo pandémico, el virus A(H1N1)2009 ha continuado siendo el responsable de la mayoría de las hospitalizaciones y defunciones por gripe, con una menor contribución de casos confirmados por virus de la gripe B, respecto al total de casos graves hospitalizados (7% de los pacientes hospitalizados y un 5% de los casos fatales). La letalidad de la infección de gripe por tipo/subtipo de virus se observa que la letalidad del virus A(H1N1)2009 es ocho veces mayor que la del virus de la gripe B.

La tasa global de hospitalización por gripe grave confirmada en España en la temporada 2010-11 ha sido menor que en la temporada pandémica 2009 (5,75 vs 9,50 casos hospitalizados/100.000 habitantes). Los resultados muestran que las máximas tasas de hospitalización en España se concentran en los menores de 15 años (18%), aunque la proporción de hospitalizados por grupos de edad (con ocho y seis casos hospitalizados/100.000 habitantes en el grupo de 45-64 años y mayores de 64 años respectivamente) sugiere un desplazamiento hacia edades mayores, en relación al patrón de hospitalizaciones por edad obtenido en la pandemia 2009.

El 25% de los casos graves hospitalizados y el 11% de casos fallecidos confirmados de gripe carecían de factores de riesgo previos (30% en personas mayores de 64 años), en consonancia con lo descrito en España durante la pandemia de 2009. Al igual que en el periodo pandémico de 2009, la enfermedad cardiovascular crónica, la enfermedad hepática crónica, la diabetes, la inmunodeficiencia y la obesidad han seguido siendo factores de riesgo asociados a una mayor gravedad de la infección. El riesgo de hospitalización en España para las mujeres embarazadas seis veces mayor que para las mujeres no embarazadas.

Las formas más graves de gripe se presentaron en los adultos de 45-64 años, con uno o más factores de riesgo y en aquellos en los que la administración de antivirales se demoró más de 48 horas desde el inicio de síntomas.

La distribución por edad de la infección grave de gripe en la temporada 2010-11 es diferente de la observada en temporadas estacionales previas y más cercana a la pandemia por A (H1N1)2009.

La administración de la vacuna antigripal estacional 2010-11 ha sido un factor de protección de evolución crítica o fatal entre los casos graves de gripe

La gravedad de la onda epidémica 2010-11 ha sido comparable a la de la temporada pandémica de

2009  en cuanto a tasas de mortalidad poblacional, tasas de letalidad en los casos críticos, el porcentaje de casos con al menos un factor de riesgo entre los pacientes críticos y la prevalencia de factores de riesgo asociados a mayor gravedad.

Las características de los pacientes fallecidos en la temporada 2010-11 han sido en general similares a la pandemia 2009, pero sensiblemente diferentes de las epidemias de gripe estacionales previas. Mientras que los mayores de 65 años concentraron el 90% de las defunciones atribuibles a gripe en temporadas anteriores de gripe, durante la pandemia, el 80% de las defunciones confirmadas ocurrieron en menores de 65 años.  En la temporada 2010-11 este porcentaje ha descendió a un 70%, por lo que se puede sugerir un ligero desplazamiento de la mortalidad hacía los grupos de mayor edad en relación a lo ocurrido en la pandemia 2009.

¿Ocurrirá lo mismo con la epidemia que está por  llegar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: