¿Zinc y Resfriados, una Relación Necesaria?

Los  suplementos de Zinc se han relacionado en diferentes estudios con la prevención de las enfermedades infecciosas respiratorias y la reducción de la duración de los síntomas. La Colaboración Cochrane  ha publicado una revisión sistemática incluyendo 13 estudios sobre tratamiento y 2 sobre prevención, sobre el efecto de los suplementos de Zinc sobre las infecciones respiratorias altas.

Los resultados  son favorables hacia la administración de comprimidos de Zinc en la fase aguda de la infección, pues su uso en las primeras 24 horas tras la aparición de los síntomas, reduce la duración y severidad del resfriado en personas sanas.  Pero además su administración durante al menos cinco meses, reduce la incidencia del resfriado, el absentismo escolar y la prescripción de antibióticos en los niños.  No obstante, debido a las diferencias existentes en las poblaciones de estudio, las dosis, las formulaciones y duración del tratamiento, no se puede realizar recomendaciones firmes sobre la dosis, la formulación ni la duración que deben utilizarse.

Los efectos si parecen bastate significativos a favor de la intervención. Pero metodológicamente uno de los problemas que tiene es la gran heterogeneidad entre los estudios que se combinaron para determinar el efecto de la intervención y el escaso número de pacientes que no permite hacer un análisis de subgrupos. El estudio por lo tanto debe ser interpretado con cautela (por eso el título en ¿?). Se precisan más estudios para aclarar, pautas y grupos que pueden beneficiarse más de la intervención. También falta pro aclarar  la relación coste-efectividad y cómo repercuten y los posibles efectos secundario sobre la población general sana. Aunque parce que los suplementos de zinc muestran un efecto beneficioso, existen todavía muchos interrogantes por responder.

3 comentarios

  1. Mil gracias por esta entrada. Estaría aún mejor si hubiera alguna breve reflexión sobre la validez y aplicabilidad de esta información, a pesar de que la Cochrane suele tener buenas revisiones y de que la recomendación no sea firme, tal como indica la revisión. Mil gracias en todo caso.

  2. El zinc parece inhibir la reproducción del virus y puede promover la producción del interferón (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10929163). En estos estudios había demostrado disminuir la duración de los síntomas en estudios con pocos pacientes (http://www.annals.org/content/125/2/81.full.pdf+html; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15496046). Aunque también existía alguna revisión previa de la Cochrane que no había demostrado estos efectos beneficiosos (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17636670).
    Estos son los datos del estudio de la Cochrane:
    Se incluyeron 13 ensayos terapéuticos (966 participantes) y dos ensayos de prevención (394 participantes), de edades entre 1.65 años de edad. Las presentaciones eran en forma de jarabe, pastillas o comprimidos.
    Se agruparon los estudios en función de la variable a valorar (http://onlinelibrary.wiley.com/o/cochrane/clsysrev/articles/CD001364/frame.html):
    1. La ingesta de zinc está asociada con una reducción significativa en la duración (diferencia de medias estandarizada (DME) -0,97; IC-95% del -1,56 a -0,38 con p = 0,001) [6 estudios].
    2. La reducción de la gravedad de los síntomas del resfriado común (DME – 0.39, IC 95% -0.77 a -0.02 con p = 0,04) [5 estudios]. Además la diferencia fue significativa entre el grupo de zinc vs control para la proporción de participantes sintomática después de siete días de tratamiento (OR; 0,45; IC-95%: 0,2 -1,00 con P = 0,05).
    3. La tasa de incidencia para desarrollar un resfriado al cabo de 5 meses de tratamiento fue 0,64; IC95%: 0,47 a 0,88 con p=0,006) [2 estudios].
    4. En personas que tomaban zinc durante al menos cinco meses fue significativo el descenso de la ausencia de la escuela (P = 0,0003) y la prescripción de antibióticos (p <0,00001) [2 estudios].
    5. En general los eventos adversos fueron más frecuentes en los que tomaron Zinc (OR 1,59, IC 95%: 0,97 a 2,58) (p = 0,06)- El mal gusto (OR 2.64, IC 95% 1,91 a 3,64) (p <0,00001) y las náuseas (OR 2.15, IC 95% 1,44 a 3,23) (p = 0,002) fueron el doble de frecuentes en el grupo de zinc.
    Los efectos si parecen muy significativos a favor de la intervención. Pero metodológicamente uno de los problemas que tiene es la gran heterogeneidad entre los estudios que se combinaron para determinar el efecto de la intervención y el escaso número de pacientes que n o permite hacer un análisis de subgrupos. El estudio por lo tanto debe ser interpretado con cautela (por eso el título en ¿?). Se precisan más estudios para aclarar, pautas y grupos que pueden beneficiarse más de la intervención. También faltan datos sobre la relación coste-efectividad y cómo repercuten y los posibles efectos secundarios. En fin que aunque parce que los suplementos de zinc muestran un efecto beneficioso, falta todavía bastante por responder.
    José Mª Molero

  3. Muchas gracias Jose María, queda claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: